Como publicitar aquí   │  Noticias & medios   │  Contacto

 

Sitios Argentina - Notas & Noticias Destacadas e interesantes

 

Italia es el nuevo campeón del mundo

Le ganó la final a Francia 5-3 por penales y se consagró campeón del mundo por cuarta vez en su historia. En los 120 minutos de juego empataron 1-1, con goles de Zidane, de penal, y Materazzi. El partido se disputó en Berlín y fue arbitrado por el argentino Elizondo, que a 10 minutos del final expulsó a la máxima estrella francesa por agresión. Los italianos ya habían levantado la Copa en los mundiales del 34, 38 y 82.

Un mes pasó desde que Horacio Elizondo marcó el inicio del Mundial, en aquel triunfo de Alemania sobre Costa Rica. Desde ese día hasta hoy, hubo equipos que jugaron bien, muchos que jugaron no tan bien, algunos que hicieron seis tantos en un mismo partido, otros que casi ni hicieron. Hubo figuras que no brillaron, hubo sorpresas, decepciones. Empates, victorias, derrotas. Goles. Golazos. Hubo de todo. También, por supuesto, hubo dos selecciones que se destacaron más que el resto y por eso llegaron a este último gran choque en el estadio Olímpico de Berlín. Alemania y Francia fueron justos finalistas en el Mundial en el que avanzan los que más penales convierten y menos desvían, los que más ganan y menos pierden.

El gran nivel que mostraron estos dos equipos en sus últimas presentaciones prometía un partido bien vibrante. Y los primeros minutos, llenos de emociones, parecieron comenzar a cumplir con las expectativas. Sólo habían pasado algunos segundos desde que Elizondo marcó el inicio cuando Henry chocó en el aire con Cannavaro y quedó tendido. No se movía. Parecía nocaut. Afuera de la cancha empezó a moverse Trezeguet. Francia estaba a un paso de perder ya desde el vamos a su carta más importante en ataque. Pero entraron los médicos, lo atendieron y pudo seguir. Respiraba Domenech y un país entero. Movidito el arranque.

Italia insinuaba un poco más que Francia: esperaba bien lejos de Buffon y apretaba con mucha gente en campo rival. Estaba mejor. Daba la sensación que tenía el partido bajo control. Sin embargo, falló donde no suele fallar. Un palotazo largo alcanzó para complicarlo. Malouda fue a buscar un pase adentro del área y cuando se metió, Materazzi lo rozó abajo. Elizondo, muy cerca de la jugada, no dudó y señaló el punto del penal. Sin buscarlo demasiado, el equipo de Domenech tenía una chance inmejorable para ponerse en ventaja.

Y ahí fue Zidane. Acomodó la pelota con una parsimonia envidiable. Frente a él, se paraba Buffon, con los brazos bien abiertos. Casi alcanzaba a tocar los dos palos con sus manos. Dos de los mejores jugadores del torneo, cara a cara. Elizondo dio la señal, el francés tomó carrera y lustró la lámpara. A los seis minutos de la final de la Copa del Mundo, demasiado lejos de ponerse un poco nervioso, picó la pelota: la bola viajó derecho al travesaño y cayó un metro adentro. Tremendo.

A pesar del golpe, los italianos siguieron yendo hacia delante. Con Camoranesi encendido, el equipo de Lippi insistía por el centro de la defensa francesa, pero siempre chocaba con la humanidad de Thuram y Gallas. También buscaba por el costado derecho, por donde Pirlo desbordaba constantemente. Pero nada. Toni siempre recibía de espaldas al arco y a la Azzurra le costaba horrores llegar con peligro al arco de Barthez, más allá de que tenía la pelota y jugaba en campo rival.

Allá por el minuto 18, Italia tuvo un córner desde la derecha. Mientras el envió de Pirlo viajaba por el aire, Barthez salió, luego retrocedió y luego volvió a salir. A todo esto, pisando el área chica, Materazzi se elevó más alto que todos y metió un fuerte cabezazo para poner el empate. Un empate que a esa altura, el conjunto de Lippi merecía largamente.

Con un planteo bastante ofensivo, Italia había igualado y tenía a Francia contra las cuerdas: lo desbordaba por los cuatro costados y lo arrinconaba dentro de su área. Los galos estaban perdidos, Ribery no aparecía, a Henry no le llegaba la pelota y todas las maniobras en ataque dependían en exceso de lo que pudiera hacer Zidane. Y si bien en los últimos minutos, cuando Zizou puso la pelota debajo de sus suela, el equipo de Domenech consiguió algo de alivio, la sacó barata con el empate con el que se fue a los vestuarios. Es que la Azzurra estuvo muy cerca de meter el segundo cuando Toni estrelló un cabezazo en el travesaño tras un nuevo centro de Pirlo desde la derecha.

Con otra actitud salió a jugar Francia en el segundo tiempo. A medida que Ribery empezó a ganar protagonismo, el equipo fue generando más juego para Henry. Abidal comenzó a soltarse por la derecha y fue ese sector el que eligió el conjunto galo para intentar entrarle a un Italia que no encontraba la pelota y casi no salía del fondo. Antes que las cosas empeoraran, Lippi metió mano: sacó a Totti y Perrotta y mandó a la cancha a Iaquinta y De Rossi.

Con las modificaciones, Italia ganó un poco de movilidad, aire y logró salir de la presión que imponía Francia y emparejó las cosas. Ambos tuvieron sus chances para ponerse en ventaja. A los de Lippi les anularon (bien el línea Otero) por posición adelantada de De Rossi en un cabezazo de Toni que no podía contener Barthez. Luego Henry pudo darle el segundo a los galos cuando le ganó a Cannavaro en el mano a mano y definió al cuerpo de Buffon. También hubo un tiro libre de Pirlo que se fue pegado al palo. Los dos estaban cerca.

Los minutos pasaban, ninguno lograba desnivelar. Francia tomaba la iniciativa, iba a buscar el gol, a gastar sus últimas fichas antes del final. No quería ir al alargue. Italia, en cambio, esperaba atrás. Con los tres cambios agotados, la Azzurra no se la jugaba y respiraba hondo a medida que la prórroga se acercaba.

Arrancó el primer suplementario e Italia seguía dormido. La pelota, la iniciativa y las llegadas eran de Francia. Todo era de Francia. Antes de salir reemplazado por Trezeguet, Ribery se metió a pura gambeta dentro del área y metió un puntazo que se fue muy cerca del palo izquierdo del arco de Buffon. Los de Domenech estaban bien cerca del segundo. Otra muy clara tuvo Zidane, con un cabezazo, pero el uno de la Azzurra respondió rápido para sacar la pelota por arriba del travesaño. Hubiera sido la despedida ideal para Zizou si esa pelota se metía y le daba a Francia su segunda Copa del Mundo.

Estaba todo dado para que Zidane fue la figura del Mundial. Cuando Francia más lo necesitaba, él había aparecido y le tapó la boca a muchos que lo consideraban un ex jugador. Pero vaya uno a saber qué cable se le peló al volante cuando le metió un tremendo cabezazo a Materazzi en el medio del pecho. ¿Le habrá dicho el central alguna barbaridad? ¿Habrá sido alguna cuenta pendiente? En fin, eso sólo sabrá responderlo el propio Zizou, a quien despidió Horacio Elizondo del Mundial cuando le mostró la roja (el línea Darío García vio la agresión).

Poco más hubo después de la salida de Zidane. Francia, con uno menos, lo fue a buscar con lo que tenía. Italia no se la jugó y pareció conformarse con ir a los penales. Entonces llegó el final. Cuatro años de preparación, un mes de dura competencia y todo se definía desde los doce pasos. Dos países prendidos a los televisores, las radios, esperando el desenlace.

El primero en acomodar la pelota fue Pirlo, que había sido uno de los mejores del partido. Le dio al medio del arco: 1-0 para Italia. Empató Wiltord para Francia en el siguiente. Materazzi le dio el 2-1 a la Azzurra, aún cuando Barthez adivinó le adivinó la intención. David Trezeguet se paró para ejecutar su remate. Tomó carrera y le dio con alma y vida, arriba, pero la pelota dio en el travesaño y picó afuera. De Rossi, con un disparo potente, aumentó para el conjunto de Lippi (3-1). Abidal descontó para los galos y luego Del Piero puso el 4-2. Sagnol mantuvo con vida al equipo de Domenech. Grosso se preparó para el quinto penal. Y no falló.

Ni bien el remate de Grosso zamarreó la red, el plantel entero explotó. Abrazos por acá, besos por allá, cantos por el otro lado. Italia, desplegando un fútbol poco vistoso pero efectivo, saldrá en todas las fotos, en todos los diarios y quedará en el recuerdo de todos los amantes de este deporte. El resto de los equipos, los que juegan bien, los que se adjudican el campeonato "moral", los que pierden por la mala suerte, por el azar, deberán esperar cuatro años más para la revancha. Ahora, la Azzurra festeja. Y bien merecido lo tiene.

Compartir este articulo :

 

Futbol en Argentina

TODO SOBRE FUTBOL

CLUBES DE FUTBOL EN ARGENTINA

Fuente: http://www.clarin.com

 

 

 

Home   |   Cómo incluir tu Sitio aquí   |   Noticias & Actualidad   |   Publicidad   |   Anuncios gratis Sitios Argentina
Casinos online  -  Bingo online  -  Juegos de casino gratis  -  Loterías Mundiales
 
Accesos directos: Sitios Argentina Feed    Sitios Argentina    Diarios de Argentina   Sitios Argentina en Twitter     Sitios Argentina en Facebook     Sitios Argentina en Google+   ANUNCIOS CLASIFICADOS GRATIS EN ARGENTINA
© Copyright 2001 - 2017 SitiosArgentina.com.ar | Permitido el uso del contenido citando la fuente.
Sitios Argentina