Como publicitar aquí   │  Noticias & medios   │  Contacto

Mundial 2006 - Noticias - horarios - goles - videos - jugadores - partidos - fechas - estadios - ultimo momento

Argentina golea y se clasifica

Jugó en un altísimo nivel y venció 6-0 a Serbia y Montenegro con goles de Maxi Rodríguez (2), Cambiasso, Crespo, Tevez y Messi. En el primer tiempo, Cambiasso entró por González. En el segundo Tevez entró por Saviola, que fue la figura de la cancha, y Messi por Rodríguez. Los serbios terminaron con diez por la expulsión de Kezman. Con este resultado, Argentina queda a un paso de los octavos de final

Ganar y gustar. Esos eran los dos objetivos de la Selección para el compromiso ante Serbia y Montenegro. Pekerman no quedó conforme con el funcionamiento del mediocampo en la victoria ante Costa de Marfil y metió un cambio: Lucho González por Cambiasso. Con esa modificación, el técnico argentino buscaba darle más dinámica a la zona de volantes, intentando que el jugador del Porto fuera un buen socio para Riquelme en la creación, tal como lo hizo en el brillante primer tiempo frente a Brasil, en el Monumental, por Eliminatorias.

Con ese panorama, el equipo albiceleste quería sumar tres puntos vitales para lograr el pase a octavos de final. Claro que el rival de turno también tenía la necesidad de ganar. Tras la derrota 1-0 frente a Holanda, los dirigidos por Petkovic intentaban hacerse fuertes en defensa y retomar el nivel logrado en la clasificación para el Mundial, en la que finalizaron invictos en 10 partidos y recibieron sólo un gol.

Arrancaron con todo, sin estudiarse. Argentina aprovechaba las proyecciones de Sorin por la izquierda e intentaba ganar de arriba, pero la defensa serbia devolvía todo de cabeza. En ataque, los europeos presionaban y Milosevic se tiraba unos metros más atrás para colaborar con la línea de volantes.

Argentina pegó en la primera llegada clara. El negocio estaba por la izquierda, y Saviola se dio cuenta: recibió luego de una buena jugada colectiva, encaró a Gavrancic, tocó hacia el centro y encontró el pique de Maxi Rodríguez al vacío. El volante del Atlético de Madrid anticipó el cruce de Dudic y la punteó de derecha, poniéndola en el segundo palo, lejos del alcance del arquero Jevric. Un gol tranquilizador y fundamental para pisar fuerte en el partido.

Trató de reaccionar Serbia y Montenegro, pero la Selección estaba firme en defensa. La complicación, sin embargo, estaba en el centro de la cancha, ya que Lucho González sintió una molestia en la pierna izquierda y tuvo que ser reemplazado por Cambiasso. Increíble pero real: el cambio del que tanto se habló toda la semana duró 16 minutos. Contrario a lo que indicaba la lógica, el recién ingresado se ubicó en la derecha, mientras que Rodríguez conservó su posición por la otra banda. Seguramente la intención de Pekerman fue seguir apostando por el desequilibrio de Maxi en un sector que había dado muchos dividendos.

Llegando a la mitad de la etapa inicial, el trámite era decididamente parejo. Los europeos no sabían cómo llegar al área argentina, y la Selección había perdido la manija del partido. Riquelme no aparecía, entonces Crespo y Saviola quedaban desconectados del resto del equipo. Sin embargo, alcanzó con enchufarse 30 segundos para marcar la diferencia. Se dejó de lado el toque intrascendente en mitad de cancha y Saviola (por lejos, el mejor de la cancha) armó una jugada bárbara pasando de izquierda a derecha. Combinó con Sorin y Riquelme hasta encontrar a Cambiasso. Cuchu tocó para Crespo, quien arrastró la marca y, de taco, la dejó servida para que el volante del Inter definiera con potencia. Golazo. Era 2-0 y la clasificación estaba al alcance de la mano.

Pudo haber aumentado la Selección a los 36, cuando Saviola encontró un hueco y dejó solo a Crespo, quien picó en la misma línea que los defensores serbios. Equivocadamente, el asistente levantó la bandera y el árbitro Rosetti anuló la jugada por offside. Fue un grave error que privó a Argentina del tercero, ya que el delantero del Chelsea resolvía la acción con categoría, tocando ante la salida de Jevric.

No hubo que lamentar esa mala decisión arbitral, porque Saviola seguía demostrando que estaba en su noche. Robó la pelota por la derecha, dejó en el camino a Dudic y le pegó buscando el segundo palo. Jevric tapó pero el oportunista de Maxi Rodríguez apareció en el segundo palo y definió ante el cruce de Duljaj. Argentina se ponía 3-0 arriba, en un primer tiempo para ilusionarse.

Serbia y Montenegro volvió decidido a cambiar la historia en el comienzo del complemento. Antes del minuto, Milosevic probó desde afuera y obligó al esfuerzo de Abbondanzieri, quien volvió a mostrarse seguro y la mandó al córner. Los europeos salieron a quemar naves (Petkovic puso a Ergic por Nadj y Ljuboja por Koroman), así que la mesa estaba servida para que Argentina lo liquidara de contra. Riquelme tenía más espacio para moverse y parecía que de sus pies iba a llegar en cualquier momento la habilitación para que la Selección aumentara.

Pekerman movió el banco cerca del cuarto de hora. Sacó a Saviola, de soberbia actuación, y puso en su lugar a Tevez. El hombre del Corinthians entró y enseguida dejó en claro que se moría por demostrar todo lo que puede dar: en su primer contacto con la pelota eludió a tres rivales y descargó con categoría por la izquierda.

La libertad de Riquelme y la frescura de Tevez eran un problema para los serbios. Encima, los balcánicos se quedaron con uno menos a los 20, cuando Kezman vio la roja por entrarle duro a Mascherano. Serbia y Montenegro ya no presionaba y en Argentina había muchos puntos altos en cuanto al rendimiento (Abbondanzieri, Burdisso, Sorin, Maxi Rodríguez). Sólo un milagro podía torcer el rumbo del partido.

La espera terminó cuando el reloj marcaba 39 del segundo. Pekerman llamó a Messi y el crack del Barcelona saltó a la cancha. Tres minutos más tarde estaba desbordando por la izquierda y mandando un centro rasante para que Crespo la empujara sobre la línea. Una alegría bárbara para el juvenil, que recibió el agradecimiento del goleador, el abrazo del resto de sus compañeros y la ovación de todo el estadio.

4-0, pero había más. Tevez se mandó por la izquierda, tiró un caño, trabó con Duljaj y se llevó la pelota de puro guapo. El último obstáculo era el arquero, algo que no inquietó al Apache, quien definió al segundo palo y le puso la frutilla al postre.

¿Listo? No, faltaba el gol de Messi. Tevez combinó con Crespo y la puso en cortada para que el chico del Barcelona cruzara el derechazo y sellara el 6-0 definitivo. El triunfo categórico estaba consumado.

El árbitro Rosetti marcó el final y la Selección gritó bien fuerte una victoria bárbara, en la que mostró su mejor cara y llenó de goles a un equipo cuyo estandarte es la defensa. De los dos objetivos planteados a priori (ganar y gustar), Argentina cumplió tres: ganó, gustó y goleó. Una actuación inolvidable

Compartir este articulo :

 

Todo sobre el Mundial de Fútbol 2006 Alemania

Fuente: http://www.clarin.com

 

 

 

Home   |   Cómo incluir tu Sitio aquí   |   Noticias & Actualidad   |   Publicidad   |   Anuncios gratis Sitios Argentina
Casinos online  -  Bingo online  -  Juegos de casino gratis  -  Loterías Mundiales
 
Accesos directos: Sitios Argentina Feed    Sitios Argentina    Diarios de Argentina   Sitios Argentina en Twitter     Sitios Argentina en Facebook     Sitios Argentina en Google+   ANUNCIOS CLASIFICADOS GRATIS EN ARGENTINA
© Copyright 2001 - 2017 SitiosArgentina.com.ar | Permitido el uso del contenido citando la fuente.
Sitios Argentina