Como publicitar aquí   │  Noticias & medios   │  Contacto

 

Sitios Argentina - Notas & Noticias Destacadas e interesantes

 

Ya se teme por una próxima burbuja, mayor que la suma de las .com y la de hipotecas de EEUU

La reciente crisis que sufrió el mundo obligó a los gobiernos a implementar medidas de urgencia para ponerle un piso a la caída. Se generaron multimillonarios bolsones de deuda, que deberán ser licuados vía inflación y repercutirá en inversores y futuros jubilados. ¿Explotará o se desinflará?

La peor debacle financiera, después de la gran crisis de 1930, cuya raíz fue la burbuja de hipotecas en Estados Unidos -y que después se desparramara a todo el mundo- erosionó enormemente la confianza de inversores y consumidores.

Envueltos en un mar de incertidumbre, los gobiernos de los países más poderosos tuvieron que reaccionar rápidamente para frenar la sangría de quiebras empresarias y desplomes bursátiles, que amenazaban con hacer colapsar el sistema financiero global. En este sentido, la caída de Lehman Brothers fue el punto culminante.

Los bancos centrales se vieron forzados a realizar multimillonarias inyecciones de divisas y a aplicar fuertes reducciones en el costo del dinero, bajando las tasas de interés a cifras irrisorias, nunca vistas anteriormente.

El objetivo buscado: dotar de liquidez al sistema para que comience a funcionar la maquinaria del crédito, inversión y consumo y así reactivar a las economías.

Pero como nada en la vida es gratis, este accionar de abaratar el dinero y desparramar billetes -que sirvió para ponerle un piso a la crisis- dejó activada una bomba financiera que muchos temen puede traer serias consecuencias a futuro. De hecho, ya se dieron algunos detonantes.

Sucede que los gobiernos hicieron uso y abuso del déficit fiscal, en sus intentos por lograr cierta estabilidad, y volcaron gran parte de esos fondos a la financiación de amplios paquetes de estímulos fiscales.

Y, a medida que el tiempo ha ido transcurriendo, comenzaron poco a poco a evidenciarse los costos de estas políticas. En especial, en lo que hace al desmesurado crecimiento de la deuda pública de una larga lista de naciones.

El punto de partida del actual endeudamiento

Casi todos los gobiernos europeos debieron lanzar importantes programas de ayuda para rescatar a sus bancos e incentivar a sus economías.

Como era de esperar, el endeudamiento creció de manera vertiginosa.

Lo que ocurre en la Argentina, que enfrenta un acuciante problema de déficit fiscal, no es sólo privativo del ámbito local.

Varias naciones se vieron obligadas a nacionalizar bancos y a canalizar partidas presupuestarias para crecer a través de programas de inversión pública, con el único objetivo de oxigenar a la economía y evitar que las quiebras se multipliquen.

“La mayoría de estos programas fueron financiados con la emisión masiva de nuevas deudas que, en algún punto, superaron la cota de la racionalidad. Y eso es lo que en la actualidad tiene en vilo tanto a gobernantes como a inversores”, señala el analista internacional Pablo Kummetz.

En la misma línea Darío Epstein, presidente de Research for Traders y columnista de la CNN, afirma que “nadie dudó, en medio del caos, de que dicha ayuda era necesaria. Sin embargo, las consecuencias se verán en los próximos trimestres, cuando varios gobiernos deban hacer frente a la excesiva deuda contraída y a punto de vencer”.

Las cifras que hacen temer
Los gobiernos de Europa necesitarán cerca de 2,2 billones de euros, tan sólo este año, para poder financiar las deudas en las que debieron incurrir para paliar los efectos de la crisis subprime.

Este monto equivale, nada más ni nada menos, que a casi el 20% de su producto bruto.

Esta es la mayor necesidad de capital en registrada en décadas. A modo de ejemplo, el dinero que necesitan algunos países para poder cumplir con los compromisos asumidos es:

* Francia, 454.000 millones de euros.
* Italia, 393.000 millones.
* Alemania, 386.000 millones.
* Reino Unido, 279.000 millones.

A juicio de muchos analistas, el problema de la deuda masiva es una enorme amenaza que se cierne sobre los mercados, de la cual EE.UU. no está al margen, después del enorme gasto público en el que ha incurrido en los últimos dos años.

Se estima que el déficit de Francia alcanzará este año el 7% del Producto Bruto Interno (PBI). En tanto que el de España será superior al 8% y el del Reino Unido incluso superará el 12 por ciento.

Estos niveles de rojos fiscales, están muy por encima de los límites permitidos que fueran establecidos cuando se decidiera crear al euro como moneda común.

¿Qué hacen mientras tanto las autoridades europeas? Obligadas por la situación, no les queda otro remedio que hacer la “vista gorda”.

Los números son escalofriantes. Por la emisión de nuevos compromisos, se prevé que en el 2010 el índice de endeudamiento superará el 90% del PBI total.

En la actualidad, la magnitud del problema en varios países es tal que ya no sólo se circunscribe a los PIGS (Portugal, Irlanda, Grecia y España), sino que también involucra al Reino Unido.

E incluso se traslada a Estados Unidos que enfrenta un rojo fiscal de… u$s1,6 billones.

Los analistas recuerdan que la crisis del Sistema Monetario Europeo que tuvieran lugar a principios de los '90, o la de los tigres asiáticos de finales de esa década, han enseñado que los colapsos, una vez producidos, no se circunscriben solamente a los países donde se originan, sino que luego se extienden como reguero de pólvora a todo el mundo globalizado.

"La gran crisis está llegando, y será mayor que la caída de las punto.com en 2000 y el estallido de la burbuja de las hipotecas subprime juntas. Un gigantesco apagón de mercado", vaticina Paul Farrell, reputado analista internacional.

En su opinión, “ese gran cataclismo será la explosión de la bomba del endeudamiento global”. Y la califica cono "la tercera gran burbuja del siglo XXI provocada de nuevo por los grandes bancos”.

La magnitud del problema
La deuda de los países industrializados ya ha alcanzado los “niveles latinoamericanos” de la década del '80.

Tal como fuera enunciado, el tratado de Maastricht sólo autoriza una deuda de hasta el 60% del producto, a fin de que se mantenga un cierto equilibrio. Sin embargo, el gráfico que se muestra a continuación permite apreciar cómo la mayoría de las naciones están “desbordadas de endeudamiento”, muy por encima del permitido.




* Grecia lidera el pelotón, con una deuda total que supera el 123% de su PBI.

* Muy cerca se encuentran Francia, Portugal, Reino Unido e Irlanda.

* Catastrófica es la situación de Bélgica, Grecia e Italia: la deuda total de estos 3 países ya sobrepasa el 100% del PBI.

* En Italia, el endeudamiento estatal llega casi al 130 por ciento.

* Del otro lado del Atlántico, Estados Unidos tiene una deuda de casi el 95 por ciento.

* El promedio OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) es del 97,4 por ciento.

“Muchos países, como por ejemplo España y Gran Bretaña, que en el 2005 aún se movían dentro del corredor comunitario, están ahora completamente desbocados”, agrega Kummetz.

Sólo Luxemburgo, Finlandia y Eslovaquia pertenecen al exclusivo círculo de los países que en el 2010 permanecerán por debajo de la cifra mágica del 60 por ciento.

Oriente presta, occidente se endeuda
Jim Rogers, co-fundador del Quantum Fund con George Soros en 1970, advierte que lo sucedido en el caso de Grecia no hará más que "retrasar el problema".

“Lo único que va a suceder es que se va a dilatar una cuestión que es más de fondo y a la que debería hacerse frente”, explica.

Para Rogers, “el mundo va a sufrir varios terremotos en el mercado de las divisas durante este año y el que viene. Existen desequilibrios gigantescos en la economía mundial que necesitan de una corrección”.

“Todos los países acreedores están en Asia, con China, Hong Kong, Taiwan e India, mientras que los endeudados están en occidente, como Estados Unidos. Esta clase de desajustes sólo se corrigen a través de una crisis o semicrisis”, sentencia Rogers.

“Otro mercado en el que creo que hay una burbuja es en el de bonos a largo plazo de los Estados Unidos”, agrega el co-fundador de Quantum.

Consultado sobre la calificación que ostenta este país (AAA), el consultor considera que “ya la ha perdido hace mucho tiempo, pues es la nación con más deuda de la historia del planeta. No es un país con triple A. Quizás sobre el papel es lo que se afirma, pero en realidad no lo es. Es absurdo pensar que puede ostentar tal calificación”

La deuda griega, sólo la punta de un inmenso iceberg
En la misma línea de Farrel, el gurú Nouriel Roubini asegura que los problemas de Grecia sólo son "la punta de un gran iceberg" y que su elevado déficit público es comparable, por diferentes motivos, a los de España y Portugal, y de alguna manera también a los de Irlanda e Italia.

"Fuera de la Eurozona, se ha decidido socializar parte de las pérdidas privadas y ahora hay un masivo endeudamiento del sector público -Reino Unido, Islandia, Japón y Estados Unidos-. Esta cuestión del riesgo de la deuda soberana va a ser crucial en los próximos años”, señala Roubini.

Impacto
“Después de una crisis como la que vivimos, los déficit fiscales empiezan a ser enormes”, destaca el economista Tomas Bulat.

El analista explica que los distintos gobiernos, para mantener el nivel de actividad, salieron rápidamente a aumentar el gasto y esto ha generado “grandes saltos de deuda”.

“Estamos viendo una gran emisión de títulos, para financiar el endeudamiento público vía bonos. En la medida que la tasa de interés comience a aumentar, porque la inflación va a crecer, todos estos papeles irán valiendo cada vez menos”, destaca.

¿Es una burbuja que puede explotar?
Según Gabriel Holand, de HR Global, “las políticas monetarias laxas implementadas por los países desarrollados profundizaron el fuerte apalancamiento de Estados y empresas. Y este apalancamiento se sostiene básicamente por la confianza que tienen los inversores”.

“Pero esta confianza tiene un límite, sobre todo si la emisión de deuda sigue sin control. Y este concepto es válido para las economías de Argentina, Grecia, los EE.UU. o cualquier otra nación del planeta. Grandes acumulaciones de deuda, como las actuales, hacen que una economía sea vulnerable a una crisis de confianza”, concluye Holand.

Agustín Cramo, analista de mercados internacionales, tiene una visión más escéptica: “De mantenerse el actual ritmo de generación de deuda, no es descabellado afirmar que estamos en presencia del principio de una guerra devaluatoria”.

Para Bulat “la burbuja que se ha armado está en manos de los futuros jubilados. No es una burbuja que vaya a explotar, como pasó con la de las ".com" o la de las hipotecas, sino que los propios gobiernos la irán desinflando, recurriendo a una alta inflación para así ir licuando el abultado endudamiento”.

EE.UU., Reino Unido y la “zona noble de Europa”
Pese a que la atención se centra en las denominadas naciones de la periferia, como Grecia, Italia, Portugal y España el contagio es evidente en otras naciones, incluso entre algunas de la “zona noble”, el Reino Unido y el otro lado del Atlántico.

David Scammell, estratega de crédito para Europa de Schroders, pone al Reino Unido en los primeros lugares de territorios en problemas.

A juicio de Scammell “el derrumbe de la deuda griega es un claro aviso de que los inversores están dispuestos a castigar a cualquier Gobierno que da por seguro que podrá financiar su déficit sin inconvenientes”.

Indicadores ya comienzan a reflejar el miedo
En el caso de Francia, el costo de protegerse contra un posible default, a través de la compra de seguros -conocidos como Credit Default Swaps (CDS)- se incrementó en un 100% en apenas un mes.

Algo similar ocurre con los de otros países del corazón de Europa. Por citar algunos ejemplos los CDS de Bélgica, aumentaron un 50% y los de Austria un 20% en poco tiempo.

El costo del endeudamiento
El endeudamiento público tiene en Alemania, como en la mayoría de los otros países de la UE, otra nefasta consecuencia: el aumento de los pagos por intereses.

El país pagará en 2010 aproximadamente un 3% del PBI –más de 72.000 millones de euros– por este concepto.

En el resto de Europa las cosas no van mejor. Italia pagará 9.000 millones de euros más y Gran Bretaña incluso 11.000 millones de euros más. Y eso no es nada comparado con Francia, pues los intereses se incrementarán en unos 15.000 millones de euros, frente a lo pagado en 2005.

El aumento exponencial de los intereses y el volumen total de la deuda son señales claras de que esta situación tiene poco camino para recorrer.

La cuestión es qué medidas se tomarán y cómo impactarán a nivel global. En principio, se echará mano a la alta inflación para ir licuando esta enorme deuda de los distintos países.Y esto lo sentirán los futuros jubilados a los que, tal como sostiene Bulat, les reusltará muy difícil mantener sus niveles de consumo.


Rubén Ramallo
© iProfesional.com

FINANZAS EN ARGENTINA

REVISTAS SOBRE FINANZAS E INVERSIONES

DIRECTORIOS de FINANZAS e INVERSIONES

ORGANIZACIONES DE FINANZAS E INVERSIONES en ARGENTINA

REVISTAS SOBRE ECONOMIA Y NEGOCIOS

MEDIOS DE COMUNICACION ECONOMICOS

Compartir este articulo :

 

 

 

 

Home   |   Cómo incluir tu Sitio aquí   |   Noticias & Actualidad   |   Publicidad   |   Anuncios gratis Sitios Argentina
Casinos online  -  Bingo online  -  Juegos de casino gratis  -  Loterías Mundiales
 
Accesos directos: Sitios Argentina Feed    Sitios Argentina    Diarios de Argentina   Sitios Argentina en Twitter     Sitios Argentina en Facebook     Sitios Argentina en Google+   ANUNCIOS CLASIFICADOS GRATIS EN ARGENTINA
© Copyright 2001 - 2017 SitiosArgentina.com.ar | Permitido el uso del contenido citando la fuente.
Sitios Argentina